Consejos para ahorrar

En esta página vamos a ver una recopilación de consejos para ahorrar dinero. Se trata de algunas ideas que puedes poner en práctica hoy mismo para comenzar a reducir tus gastos.

Veremos algunas ideas referentes a la alimentación y los gastos de supermercado. Consejos sobre las bibliotecas públicas como alternativa gratuita de ocio, y para evitar el gasto en periódicos, revistas o libros.

Evitar los centros comerciales y todo tipo de tentaciones orientadas a las compras compulsivas. También otros tipos de consejos como el hecho de realizar las compras cuando nadie las hace, para aprovechar las posibles ofertas.

1 – Evitar los alimentos preparados:

¿Sabes qué diferencia hay entre comprar un alimento preparado y hacerlo tú mismo en casa?

Evitar alimentos procesadosNo solamente ahorrarás dinero, sale muchísimo más barato, sino que también utilizarás ingredientes de calidad, y evitarás añadir conservantes, colorantes, y otras tantas sustancias químicas que ningún favor generan para nuestra salud.

Recomendamos sustituir la comida rápida que se vende en los supermercados por nuestras propias recetas. Si eres de las personas que no tienen tiempo para cocinar, el día que te pongas manos a la obra, conviene que hagas mucha más cantidad de la necesaria y la guardes en la nevera o la congeles.

Una hora de preparación durante el fin de semana puede permitir un montón de opciones de comida, cena o merienda de tu próxima semana.

Si no disponemos de un menú semanal, si acudimos al supermercado si la lista de la compra, y si no tenemos una buena organización, será por tanto más fácil que caigamos en el gasto extra de comprar alimentos procesados.

Busca en internet diferentes recetas, experimenta e invita a tus amigos. Quizás, necesites al principio mayor cantidad de ingredientes y un mayor gasto para llenar tu despensa, pero en el largo plazo, sin duda resultará un notable ahorro para la economía mensual.

La próxima vez que realices un cocido o un alimento en la cazuela, intenta llenarla al máximo y hacer la mayor cantidad posible. De esta manera conseguiremos ahorrar dinero en la factura de electricidad, y al mismo tiempo disponer de varias porciones de comida para guardar en el congelador, que podrán sernos útil más adelante. Preparar la comida de esta manera, en grandes cantidades, permite la compra a granel de los ingredientes, lo cual también supone un ahorro económico importante.

Tener y disponer de diferentes comidas accesibles en nuestra nevera o congelador nos permitirá evitar, o al menos reducir la compra de productos procesados o de comida basura cuando se tiene prisa y no hay ganas de cocinar.

Para el caso de las bebidas puede darse la misma situación. Un zumo de naranjas recién exprimido no tiene nada que ver con los zumos que venden en los supermercados. No solamente su bolsillo sabrá darse cuenta, sino también su paladar y su salud.

Se acostumbra habitualmente a consumir leches vegetales, como la soja, avena, almendra… Considere la opción de comprar una batidora e investiguen Internet las diferentes recetas. La diferencia económica entre el producto de venta envasado y el producto que hacemos nosotros de manera casera puede llegar a ser hasta 20 veces más económico.

2 – No gastes en lectura:

Si eres de las personas que les gusta leer de manera habitual, que consumen libros, novelas, periódicos, revistas… Seguramente al cabo del mes tengas un gasto importante. Si calculas, al cabo del año, pagarás una suma económica bastante notable.

LecturaLa recomendación que hacemos desde esta página es que no gastes dinero en lectura.

Algunas personas están suscritas a un periódico, porque les gusta desayunar leyendo la prensa cada mañana. Conviene revisar el precio de la suscripción, porque podrías estar pagando lo mismo si acudes a una cafetería, donde además, puedes leer diferentes periódicos y revistas por el mismo precio.

Pero si realmente quieres ahorrar en lectura, debes acudir a las bibliotecas públicas de Ciudad o ayuntamiento. En las bibliotecas públicas, si eres socio puedes leer la prensa de manera gratuita, y además dispones de una enorme cantidad de libros de manera totalmente gratis.

Si eres de las personas que compran el periódico y las revistas de manera habitual, el único consejo que te doy es que realices porque a veces aparecen cupones de descuentos para utilizar en el supermercado.

Si además eres de las personas que compran de manera habitual libros, si no quieres hacernos caso y acudir a las bibliotecas, tienes la opción de ahorrar dinero y gastar mucho menos si compras la versión por Internet. Con el nuevo uso de las tabletas y libros electrónicos, ahora es posible adquirir las versiones online de las nuevas publicaciones, lo que te permite no sólo un ahorro de espacio en casa sino también un ahorro considerable y sustancial en el precio final del libro , que en ocasiones puede costar hasta un 60 o 75% más barato.

Respecto a los libros físicos, no te engañes, los libros que ya has leído, nunca más los vas a volver a leer. Puedes aumentar tus ahorros si los vendes en portales de segunda mano.

3 – Consumo por estrés:

En ocasiones, justificamos un consumo extra poniendo como excusa un excesivo estrés. Después de un estresante día de trabajo, algunas personas creen necesario relajarse gastando algún dinero en copas, helado, alimentos basura…

La realidad es que lo mejor para el estrés no es enmascararlo con alimentos tóxicos como el azúcar las grasas o el alcohol. Lo mejor para el estrés es realizar actividades dinámicas, ejercicios, relajación, meditación, yoga, tai-chi…

Los mejores sistemas para relajar el estrés suelen ser gratuitos. Por ejemplo trata de ver una película, lee un libro, cultiva un jardín…

Si eres de las personas que les gusta acudir al gimnasio, puedes aprovechar que estás pagando la cuota mensual para hacer ejercicios, estiramientos, y diferentes actividades para reducir el estrés.

Pero si eres de las personas que pagan la cuota mensual, pero no acuden al gimnasio. Considera seriamente la posibilidad de darte de baja. Los gimnasios obtienen la mayoría de sus ingresos de socios que pagan la cuota mensual, pero que nunca acuden a las instalaciones. Que éste no sea tu caso.

4 – Compra un paraguas cuando no llueva:

Con el título de este consejo queremos hacer referencia a comprar los objetos fuera de su temporada habitual.  No es que tengamos que comprar un paraguas cuando no llueve, sino que es mejor comprarlo en épocas cuando nadie lo compra.

OfertasIntenta adquirir abrigos de invierno en verano. Compra los regalos de navidad en las rebajas de febrero. Y trata de buscar disfraces baratos justo después del carnaval. Que es cuando las tiendas ofrecen sus mejores descuentos para terminar con el género.

Únicamente tienes que hacer tus compras necesarias, sin caer en el error de dejarse llevar por los precios, y acabar adquiriendo productos de bajo precio que no necesitamos.

5 – Evita los centros comerciales:

A la hora de programar tus salidas de ocio, intenta evitar los centros comerciales. Están diseñados para ofrecer diversas tentaciones. Numerosas opciones para comer o cenar, cines, tiendas… con el único propósito de conseguir vaciarte tu cartera.

Puedes cenar en tu casa e invitar a los amigos, o cenar en casa de algún amigo. Pasear por los parques, salir de picnic al monte, o buscar una buena película por internet. Sal en bicicleta a dar un paseo, haz running, o trata de buscar nuevas actividades en compañía de más gente.

No acudas a un centro comercial, a no ser que necesites comprar algo de manera obligatoria.