Cómo ahorrar dinero en casa – 25 métodos

No importa cuál sea tu situación financiera o donde vivas. La siguiente colección de consejos te servirá para ahorrar dinero en casa, independientemente de cual sea tu situación inicial. A veces, no nos damos cuenta de la cantidad de dinero que puede irse dentro del hogar.

La siguiente lista muestra algunas de los mejores métodos para ahorrar dinero en casa que pueden encontrarse hoy en día. Por separado, cada una de estas ideas quizás no cambien tu vida, pero tampoco serán una molestia lo suficientemente grande como para no poder realizarse. Todas ellas, sumadas entre sí, sí que supondrán un gran ahorro y un gran cambio, fácilmente notable, a final de mes.

Cómo ahorrar en casa

Algunas de las siguientes sugerencias pueden ser difíciles de adaptar. Otras, apenas te llevarán un minuto al día, mientras que otras requerirán un esfuerzo extra por tu parte. Pero, independientemente de tu situación inicial, de quien seas tú, y de la persona que esté leyendo este texto, todos podemos realizar estos pequeños cambios y beneficiarnos para conseguir ahorrar dinero en casa.

1 – Apaga la luz

Ya sabemos que la luz no es un gasto excesivamente elevado en el consumo mensual del hogar. Sin embargo, puede resultar una cantidad significativa al cabo del año. Mantener las luces de su casa puede no ser un gasto excesivo por vatio, pero con el tiempo puede llegar a ser una cantidad significativa.

Ahorrar luz

La recomendación es obvia. Apague las luces de aquellas habitaciones en las que no hay nadie y apague la luz cada vez que salga de casa. A veces, por vagancia, dejamos alguna luz encendida, vamos a la calle a hacer la compra, y no nos damos cuenta y nos entretenemos hablando con el vecino.

Las bombillas de día en día son mucho más rentables que las antiguas. Recomendamos que hagas un recorrido por todas las habitaciones y compruebes el tipo de bombillas que estás utilizando. Sustituye las bombillas viejas por las nuevas. Puede parecer un gasto inicial inesperado, pero a la larga resultará, sin duda, un ahorro económico importante.

Las bombillas de bajo consumo pueden ser un poco más caras inicialmente, pero tienen una vida mucho más larga que las bombillas antiguas incandescentes y además, consumen mucho menos electricidad.

Recomendamos el consumo de bombillas LED. Existe toda una gama muy amplia de iluminación disponible en el mercado actual. Las lámparas actuales producen muy buena iluminación sin calentamiento y pueden durar miles de horas.

Algunas lámparas contienen demasiadas bombillas. Para iluminar una habitación no es necesario encender y bombillas a la vez. Plantéate cambiar la lámpara por otra más sencilla.

Utiliza la luz solar cuando esté disponible. Abre las persianas y las ventanas para que la luz entre en tu casa. Utiliza de manera habitual el uso de espejos decorativos para que la luz alcance las zonas menos accesibles.

Tampoco te obsesiones, ni sigas los consejos de las personas avariciosas, o acabarás con una sola bombilla y un cable largo por toda la casa. Conclusión: la luz que no utilices, apágala.

2 – Aísla tu casa

La mayoría de casas y hogares tienen problemas de aislamiento. Las fugas de aire aparecen en los laterales de las ventanas y en las partes bajas de las puertas. No parece algo muy importante, pero este tipo de fugas de aire pueden provocar que mantener fresca tu casa en verano, o caliente en invierno tengan un coste económico mucho más elevado para ti.

La principal pérdida de calor de las viviendas suele ser el tejado. El 30% del calor se esfuma por el techo, por lo que el primer objetivo de la reforma de tu casa debe ser rehabilitar y aislar correctamente el tejado.

Aislando la ventana

Si vives en un bloque de vecinos, las pérdidas de calor seguramente se escapen a través de las paredes de la vivienda. La propia rehabilitación térmica de los muros se puede hacer desde el interior de la vivienda. Al mismo tiempo que se consigue un aislamiento térmico, también puede aprovechar el aislamiento acústico, mejorando la calidad de vida del inmueble.

Considera la opción de instalar ventanas de doble acristalamiento. Este tipo de ventanas puede permitir ahorrar hasta un 50% del calor. Revisa las puertas y las ventanas con el fin de detectar grietas o fugas de aire. En Internet muestran numerosos tutoriales y videos de como puedes sellar estas grietas con silicona o con masilla.

El uso de elementos de decoración en el hogar, tales como alfombras o cortinas, puede aumentar el grado de aislamiento, permitiendo un lugar más confortable, con menor pérdida de calor o de frío, y con reducción del ruido exterior.

Si por las noches cierras las persianas y correr las cortinas, la casa guardará una mayor cantidad de calor durante la noche.

Otro método importante que está de moda últimamente es colocar paneles reflectantes detrás de los radiadores de calefacción. Este sencillo truco puede permitir de ahorrar entre un 10 y un 20% de la energía que se consume para calentar tu casa.

Considera también la opción de sustituir tu caldera por una de bajo consumo, y también la de adquirir un termostato programable. Aunque estos elementos supongan un coste inicial elevado, supondrán un ahorro importante de una inversión en el largo plazo.

3 – Crea tus propios productos de limpieza

Otro método de ahorrar en la lista de la compra es crear tus propios productos de limpieza. En Internet encontrarás numerosos videos y tutoriales que explican cómo fabricar tu propio jabón, tu propio detergente casero, pasta de dientes, champú, gel de baño, limpiacristales, e incluso como hacer cremas corporales y productos de cosmética natural.

Tus propios productos de limpiezaAparte del ahorro económico que supone fabricar tus propios suministros, existe otro aspecto muy importante a tener en cuenta. Se trata de tu propia salud. Al utilizar ingredientes ecológicos de máxima calidad, conseguirás que tu piel no absorba sustancias químicas tóxicas que sirven para mejorar la textura de los jabones, o para aumentar su estabilidad en el tiempo.

Nosotros no necesitamos añadir todo este tipo de aditivos tóxicos, porque justamente fabricamos la cantidad exacta para nuestra necesidad.

Puedes observar que muchos productos de venta en supermercados contienen etiquetas que advierten sobre los peligros y sobre la toxicidad. En ocasiones, sugieren que se utilice el producto con las ventanas del hogar abiertas. Esto significa que seguramente sea un producto tóxico si se respira.

Utilizando tus propios productos de limpieza, basados en ingredientes naturales, tales como el vinagre, el bicarbonato de sodio, el limón… Puedes llegar a conseguir resultados muy similares, sin intoxicar tu hogar ni a los miembros de tu familia.

Busca las recetas por Internet. Es sorprendente la cantidad de cosas que puedes hacer en casa sin tener que comprarlas de manera habitual en el supermercado. Puedes llegar a ahorrar muchísimo dinero al cabo del año.

4 – Aprende bricolaje

A lo largo de un año, son innumerables las tareas de bricolaje que una persona puede realizar en su casa para un correcto mantenimiento, sin tener que gastar dinero ni solicitar la ayuda de un profesional.

BricolajeQuizás tú seas de esas personas que no saben cambiar un enchufe, hacer un agujero en la pared, o purgar los conductos de la calefacción. No pasa nada, al principio nadie sabe hacer estas cosas.

Hoy en día, tenemos la suerte de vivir en un mundo lleno de información. Basta buscar por Internet para encontrar todo tipo de tutoriales, clases gratuitas, y videos en los que te enseñan hacer todo tipo de actividades.

Recuerdo hace poco, que se me estropeó la cisterna del water, y debido a que era tarde para llamar a un fontanero, me puse a ver unos videos en internet donde explicaban la forma de solucionarlo. Ahora, ya sé cómo es el funcionamiento de la cisterna. He visto que hay algunas piezas que suelen desgastarse, y que basta con comprar las nuevas en la ferretería para poder solucionar el problema.

Si llego a llamar al fontanero, seguro que su factura por desplazamiento y mano de obra habría sido bastante elevada.

Cada asunto que deba solucionarse en casa es una nueva oportunidad para aprender. Después de arreglar cualquier cosa que se haya estropeado, sentirás una gran sensación de autoconfianza y un gran placer por el dinero ahorrado.

5 – Lavarse las manos

Un hecho tan simple como lavarse las manos puede estar relacionado con el ahorro de mucho dinero al año. Varios estudios han demostrado que lavarse las manos reduce hasta en un 70% la probabilidad de contagiarse de diferentes patologías.

Lavar las manosLa mayoría de enfermedades contagiosas podrían evitarse, simplemente lavándose las manos tres veces al día antes de cada comida.

Es tan importante este hecho, que cientos de miles de personas mueren por infecciones adquiridas en los hospitales. Si los médicos se lavasen las manos antes de visitar a los pacientes, se evitarían entre 40 y un  70% de estas muertes.

Es por ello, te recomendamos encarecidamente lavarse las manos cada día. No solamente evitaremos las enfermedades, aumentaremos nuestro sistema inmunitario, y ahorraremos dinero en medicamentos.

6 – Apaga la televisión

Otra forma de ahorrar en casa, que al mismo tiempo permite obtener beneficios paralelos, es reducir la cantidad de horas que estamos frente a la televisión. Muchas familias, nada más entrar en casa, enciende la televisión para escuchar un ruido de fondo mientras realizan sus tareas cotidianas.

Apaga el televisor Este tipo de acciones, bien puede realizarse con la radio sin tener que gastar la energía que consumen las pantallas de televisión.

Una buena manera de reducir el tiempo que pasamos frente al televisor es utilizar algún tipo de “Smart tv” conectadas a Internet, con la posibilidad de visualizar los contenidos, películas, o series sin publicidad.

De esta manera, podemos estar mucho menos tiempo con el aparato encendido, y por tanto ahorrar en electricidad.

Un televisor LED consume un 25% menos que un LCD y hasta un 40% menos que un televisor de plasma.

Por otra parte, dejar el televisor en modo dormido, o Stand by, puede suponer más de 200 kWh al año.

7 – Instalar un termostato programable

Otro de los grandes agujeros por donde se nos escapan cantidades en dinero es la calefacción. Para tratar de reducir su factura y mantener un buen control de la instalación conviene instalar lo que se conoce como termostato programable. Su precio no es elevado y puede resultar un gran aliado a la hora de ahorrar energía en casa.

Ahorro de calefacciónY ante la programación de este aparato es posible encender la calefacción a la hora que elijamos. De esta manera es posible calentar la casa antes de llegar, elegir las horas más frecuentes, y evitar que se nos olvide apagar la calefacción cuando nos vamos a dormir.

Del mismo modo, podemos instalar un termostato programable para el uso del aire acondicionado, que es otro de los aparatos que en verano hacen aumentar nuestro gasto de energía eléctrica. De esta manera, también podemos programar las horas de encendido y apagado del aparato, ahorrando dinero en el proceso.

8 – Comprar electrodomésticos de buena calidad

Otro de los errores habituales que cometen las personas que desean ahorrar es invertir una menor cantidad económica en los electrodomésticos de la casa. Se trata de un error porque, tal y como dice el refrán “lo barato sale caro”.

Merece la pena investigar el mercado a la hora de comprar un nuevo electrodoméstico del hogar. Las nuevas tecnologías permiten que tanto las lavadoras, secadoras, lavavajillas… tengan un consumo de energía bastante eficiente. Las marcas caras de este tipo de electrodomésticos suelen ser las más confiables y las que mayor duración otorgan a sus productos.

Aparatos de buena calidadEl precio inicial es más elevado que el de los electrodomésticos baratos, pero su consumo de electricidad a la larga es más barato la calidad de sus piezas permite extender la vida media del electrodoméstico mucho más allá de lo que aguantan el resto de electrodomésticos de gama baja.

Busqué en internet opiniones, consulte consumos energéticos, averigüe ofertas y trate de comprar buenos productos descatalogados.

No es necesario que tenga el último modelo de lavadora en casa, puede comprar un buen modelo de hace dos años, que puede servirle igual.

Los electrodomésticos buenos, también supondrá un ahorro tanto en productos del hogar como en el supermercado. Las nuevas neveras, permiten mantener mucho más tiempo la duración de los alimentos. Las lavadoras cuidan y tratan mejor nuestra ropa, y los lavavajillas caros permiten un uso más eficiente de nuestras vajillas.

Realice un correcto mantenimiento de sus electrodomésticos. Revíselos para asegurarse de que no existe polvo, sobre todo en las rejillas y en los respiraderos de las neveras, secadoras, calefacciones y aparatos de aire acondicionado.

Permitirán que se ejecuten con una mayor eficiencia, con el consiguiente ahorro energético en la factura de la electricidad.

No tenga miedo en buscar un buen electrodoméstico a través de Internet. Busqué la mejor oferta, lea las opiniones, y si finalmente se decide, asegúrese de que la empresa incluye el montaje y el transporte dentro de los gastos totales.

9 – Compra un medidor de consumo

Los medidores de consumo son unos aparatos pequeños que se adaptan al enchufe, y que permiten medir la cantidad de electricidad que circula cuando enchufamos alguno de los electrodomésticos de nuestra casa.

Aparato que mide la electricidad consumidaCon un medidor de consumo, podemos calcular con exactitud cuál es el gasto de nuestra televisión, de todo el conjunto de nuestro ordenador, del radiador eléctrico, de la mesilla de noche, de la lavadora, del horno…

Puedes ir probando el medidor en los diferentes electrodomésticos, e ir anotando los kilovatios consumidos. Posteriormente, con la ayuda de la última factura, podemos calcular el gasto que supone cada uno de los kilovatios consumidos. De esta manera sabemos cuánto dinero supone tener la televisión encendida durante una hora, o cuáles el precio de electricidad que supone poner una lavadora.

Algunos aparatos eléctricos suelen tener pegatinas que indican su gasto energético. No siempre coincide el gasto real con el gasto de la pegatina. Muchos aparatos, con el tiempo, van perdiendo eficiencia y consumen mucha más electricidad de la que indican.

Éstos medidores de voltaje son baratos y pueden ayudarte a tener un control más exacto sobre el gasto de electricidad de tu hogar.

10 – Más ejercicio físico

El ejercicio físico es una de las mejores actividades que puedes realizar en tu tiempo libre. No solamente es gratis, sino que además supone una de las mejores ventajas a la hora de cuidar su salud. Realizar ejercicio físico puede mantener alejado al médico y evitar el uso de medicamentos.

Más EjercicioNo es necesario que gastes dinero en suscripciones a gimnasios. Algunas personas tienen la necesidad de pagar una cuota mensual para sentirse obligados a realizar ejercicio. Usted debe ser más listo que el resto de la gente, y satisfacer este tipo de actividades de manera gratuita, tanto en su casa como en la calle.

En Internet encontrarás numerosos videos y tutoriales que te explicarán cómo hacer diferentes ejercicios sin salir de casa. Puedes mantenerte en forma utilizando los elementos y los muebles de tu hogar. Existen aplicaciones para tu teléfono en las que te motivan y que te avisan para que no te olvides de hacer tus ejercicios.

Salir a la calle a correr, a jugar a baloncesto, fútbol, o dar un largo paseo en bicicleta también puede ser una alternativa muy correcta y gratuita.

Dedique unos pocos minutos al día. Su cuerpo y su cartera se lo agradecerán.

11 – Córtate el pelo

Dependiendo de tu personalidad y de tu grado de vanidad, es posible que al cabo del año, gastes una considerable cantidad de dinero en peluquería.

Entiendo, que no es lo mismo ser un hombre o una mujer. El cabello de los hombres, por lo general requiere mucho menos cuidado y mucho menos gasto habitual.

Cortarse uno mismoUna buena manera de ahorrar dinero en gastos de peluquería es permitiendo que una persona de tu familia, la que mejor habilidad tenga, te corte el pelo. Al principio necesitarás una alta dosis de confianza para dejar tu cabello en sus manos. Pero con el tiempo, descubrirás que es mucho más cómodo, más barato, y más asequible.

Conozco personas que ellos mismos se cortan el pelo con una maquinilla. El corte estilo rapado, es uno de los más fáciles, más rápidos, y que menos complicaciones requiere.

Para aquellas personas que quieran conseguir un ahorro económico en peluquería, pero que no conozcan a nadie que les pueda ayudar, existen algunos centros estéticos con peluqueros en prácticas, que te cortarán el pelo de manera gratuita, o a cambio de una cantidad irrisoria. Busca en internet información sobre este tipo de establecimientos.

12 – Compra productos de segunda mano

A menudo, a lo largo de la vida realizamos actividades que requieran la compra de diferentes utensilios. Por ejemplo, si decides cultivar tu propio jardín, es posible que necesites una escalera, unas tijeras de podar, una pala, un rastrillo, una regadera…

Objetos usadosLa mayoría de estos productos son bastante duraderos. Podemos comprarlos de segunda mano, y aun así pueden durar varios meses e incluso años.

Considera la cantidad de dinero que puedes ahorrarte si eliges adquirir estos productos en una tienda de segunda mano o un mercadillo, respecto al gasto que pudiera ocasionar su compra en un establecimiento de primera mano.

Conviene apuntar en una lista los objetos que necesitas antes de acudir a comprarlos. En caso de no tener una lista preparada de antemano, se corre el riesgo de realizar compras compulsivas, sobre todo debido a los bajos precios, y acabar comprando utensilios que no necesitamos.

13 – Arreglos de ropa

Muchas veces, dejamos de ponernos alguna prenda, porque tiene un botón roto, o porque tiene un agujero… Pasado un tiempo, es fácil que lleguemos incluso a tirar esa prenda porque pasan los meses y no nos la ponemos.

Coser un botónNuestro consejo, es que no tires la ropa. Te resultará difícil de creer, pero a veces es más fácil de lo que parece utilizar aguja e hilo. En Internet, existen numerosos videos en los que enseñan cómo hacer arreglos y parches para todo tipo de roturas.

No pienses, que coser un botón, poner un parche o hacer un arreglo de costura es una cosa que pertenece al pasado, que sólo lo hacen nuestras madres, un únicamente al alcance de modistos y expertos en la materia.

Es mucho más fácil de lo que pensamos y está al alcance de cualquier persona. Quizás la primera vez, el resultado no sea satisfactorio. No importa, igualmente ibas a tirar esa prenda a la basura. Pero con el tiempo, y un poco de práctica, puedes llegar a aprender un nivel básico para saber hacer tus propios arreglos.

Busca tutoriales o pregunta a tu madre como coser un botón o poner un parche a un agujero en el pantalón. Si aprendes las técnicas básicas de costura puedes reparar tus ropas gastadas y seguir usándola en lugar de tirarla.

Otra de las ventajas que supone tener conocimientos y saber hacer arreglos a la ropa, es que puedes encontrar verdaderos chollos en mercadillos. Muchas tiendas, suelen realizar grandes descuentos cuando la prenda tiene algún daño o algún defecto.

14 – Intercambiar tareas con los vecinos

En función de donde vivas, y de las amistades que dispongas entre tus vecinos, es posible llegar a intercambiar tareas, de modo que os ahogáis en la comunidad una gran suma de dinero.

Tareas del vecinoPor ejemplo, uno de los vecinos que tenga conocimientos de bricolaje, puede intercambiar sus horas, ayudando a otros vecinos a realizar diversas tareas. En beneficio, los vecinos pueden a su vez, cuidar tus hijos pequeños, hacer de canguro, realizar la compra del supermercado, dar clases particulares…

Lo ideal sería encontrar grupos de personas o de vecinos que sean responsables.

Extrapolando esta idea al resto de edificios de la ciudad, podrías llegar a participar en algunos foros y páginas de Internet en las que las personas colaboran y se intercambian tareas los unos con los otros. Sólo debes rellenar tu perfil, explicar cuáles son tus fortalezas y aquellas actividades que sabes realizar mejor, e intercambiar las horas por otras actividades que necesites.

15 – Mueve la ropa de tu armario

En ocasiones, cometemos el error de mover muy poco la ropa de nuestro armario. Casi siempre utilizamos la misma ropa, la lavamos, la doblamos y la guardamos en el armario en la misma posición. Con el pasar de los días, nos damos cuenta de que siempre nos ponemos las mismas prendas.

Ropa del armarioCon esta manera de actuar, es fácil que nuestra mente llegue a pensar que necesitamos comprarme ropa. Una manera de evitar que esto suceda, es dándole un giro, removiendo todas nuestras prendas, y colocando a mano, en una posición mucho más visual, aquella ropa que habitualmente tenemos escondida en la parte de abajo.

Si de vez en cuando, movemos la ropa del armario, de repente sentiremos una sensación completamente diferente. Aparecerá si nuestro vestidor fuese diferente, y por supuesto, nuestra mente no tendrás la necesidad de gastar dinero en ropa nueva.

Si dispones de diferente ropa que combina entre si, no necesitarás muchas prendas diferentes. El simple hecho de mezclar unos pocos pantalones con unas camisas o camisetas que combinen es suficiente para vestirse a lo largo de todo el mes.

16 – Los juguetes de los niños

Muchas familias gastan enormes cantidades de dinero en juguetes para los niños, que pocas semanas después, ni siquiera hacen caso, que acaban convirtiéndose en montones de basura que se almacenan bajo la cama, en los armarios, en cajas…

JuguetesCuriosamente, si dejamos que sean los niños los que elijan los objetos de entretenimiento, siempre resultará más caro y más perjudicial para su propia creatividad.

Un método de ahorrar dinero, es buscar entretenimientos de bajo coste, al mismo tiempo que ayudamos a que nuestros hijos, aumenten la creatividad, permanezcan activos, y eviten el sedentarismo y el daño que causan los videojuegos o las máquinas recreativas.

En función de la edad de tus hijos, puedes encontrar numerosas ideas gratuitas, y de bajo coste para entretenerlos. Unos rotuladores y unas hojas en blanco son suficientes para dejar que tus hijos desarrollan la imaginación y practiquen el dibujo.

No hace falta romperse la cabeza para buscar entretenimientos novedosos. Simplemente debemos recordar cómo fue nuestra infancia y tratar de recrear una situación similar. Una simple pelota puede ser uno de los mejores juguetes. Los propios niños pueden crear un espacio de juego en el que dos zapatillas formen una portería, o un cesto de la ropa sea la canasta.

Busca una bicicleta barata, de segunda mano o pídesela prestada a tu vecino. Acude con tus hijos a los bazares y a los rastrillos domingueros. Los mejores juguetes no tienen por qué ser caros.

Recuerda, que no por comprar la última consola de videojuegos del mercado, vas a hacerles un favor a tus hijos. Date cuenta que es mucho más importante entregarles tu tiempo que tu dinero. Trata de jugar con ellos tal y como lo hacían tus padres contigo.

17 – Explota los videojuegos

Si no consigues que tus hijos jueguen con productos baratos, e insisten en que les compres el último videojuego, sigue las siguientes recomendaciones para ahorrar el máximo de dinero en este tipo de productos virtuales.

Saca partido a los videojuegosNo estamos a favor de la piratería, pero siempre tenemos algún amigo, sobrino o vecino que nos puede facilitar la adquisición de videojuegos gratuitos. Si el juego en cuestión, no es de reciente aparición, también podemos comprarlo en mercados de segunda mano o en tiendas especializadas para su distribución.

Adquiere aquellos juegos que se puedan jugar varias veces, una y otra vez, y que no tengan un principio y un final. Cuando el juego es de los que mantienen una trama, resultará más fácil que tus hijos lo abandonen cuando lleguen a la etapa final.

Los buenos juegos son aquellos que se basan en la utilización de la lógica, los rompecabezas, el uso del pensamiento lateral para llegar a soluciones, y aquellos juegos largos y complicados que requieren la práctica para mejorar el uso de las habilidades.

Trata, por tanto de maximizar a fondo y de explotar el uso de cada uno de los videojuegos. Una vez que la euforia ha terminado, que ya no encuentras diversión ni motivación, siempre puedes volver a canjearlo en las tiendas de segunda mano o intercambiarlo por otro similar.

18 – Revisa todas tus facturas

Un buen hábito que conviene cultivar para aumentar el ahorro en el hogar es revisar cada una de las facturas de los servicios contratados.

Revisa las facturasEn ocasiones, las empresas se toman la libertad de aumentarnos la tarifa sin previo aviso.

Otras veces, revisando los epígrafes de los distintos servicios, podemos encontrar que estamos pagando por servicios que no necesitamos y que podemos dar de baja. Por ejemplo, podemos tener activado en nuestra factura telefónica el desvío de llamadas, o el uso de contestador en el extranjero. Este tipo de servicios puede tener un coste pequeño, pero que a lo largo de muchas facturas puede suponer un ahorro importante.

Contacta con tu operadora habitual y pregunta si puedes prescindir de este tipo de servicios.

Las empresas de gas y de calefacción suelen incluir algunos epígrafes en los que se añaden los gastos de mantenimiento. Puedes estar pagando una pequeña cantidad al mes por un servicio que ellos realizan una vez al año, y que tú mismo puedes hacer en casa. En ocasiones, el servicio técnico de la calefacción únicamente se dedica a purgar los radiadores.

Busca en Internet manuales, videos y tutoriales que te explican cómo realizar tus propios mantenimientos de los electrodomésticos de tu hogar.

19 – Afeitarse con cuchillas desechables

Otro de los errores por los que la gente gasta demasiado dinero es al dejarse llevar por los anuncios de publicidad. Siempre existe en el mercado lo último en cuchillas de afeitar. Aquellas que te ofrecen la máxima seguridad una con el mejor resultado y sin irritar la piel. Pero lo malo de este tipo de cuchillas es que suelen ser muy caras, tienen unos recambios también muy caros. Suele ser de los pocos productos a los que se les pone alarma anti robo.

ahorrar en el afeitadoJunto con las cuchillas, otro gasto recurrente suele ser el uso de espuma de afeitar. Hoy en día también, siguiendo el ejemplo de las empresas publicitarias, se anuncian todo tipo de espumas y geles de última generación.

El mejor consejo que puedo dar para conseguir un firme ahorro en el tema de la citado, es que te aceites con una cuchilla desechable, de las baratas, pero que lo hagas durante la lucha.

Gracias al agua caliente, y al jabón corporal o al champú del pelo, el afeitado se consigue de una manera muy sencilla, higiénica, sin dañar la piel, y permitiendo una buena duración de la cuchilla. Aconsejo que el afeitado se haga una vez que la lucha ha terminado, de esta manera la piel ya tienen los pueblos abiertos, y no causará irritación.

Olvídate de las costosas maquinillas de afeitar, y evitar todos aquellos aparatos eléctricos que tarde o temprano acabarán fallando y suponen un alto coste económico anual.

No hagas caso de la publicidad. No necesitas el último modelo con rótula giratoria para un mejor desplazamiento. Una simple cuchilla de afeitar desechable es más que suficiente si sabes utilizarla.

En el caso de las mujeres, aquellas que prefieren utilizar el afeitado antes que la depilación, también recomiendo la utilización de cuchillas desechables destinadas para los hombres. Únicamente por el hecho de ser cuchillas orientadas a la mujer, suelen ser un porcentaje más caro. Al final, la cuchilla es la misma, por lo que no merece la pena elegir la versión femenina.

20 – Revisa tus seguros

Las compañías de seguros suelen ofrecer a los nuevos clientes suculentas ofertas que seguramente sean mejores que tus prestaciones actuales.

SegurosAl igual que ocurre con las compañías de teléfono o las entidades bancarias, saben que los clientes no tienen una predisposición a cambiar de empresa.

Generalmente, prefieren mantener su seguro, sin tener que realizar el papeleo que supone una nueva póliza en otra empresa, y es por ello, que la lucha y la competencia entre aseguradoras puede resultar brutal.

Si dispones de varios vehículos asegurados, tu casa, un seguro de vida, u otros artículos asegurados, quizás te convenga analizar cuáles son las nuevas ofertas y las nuevas condiciones de la competencia.
Existen en internet numerosas páginas que analizan el mercado buscando las mejores ofertas.

Puede parecer engorroso, pero únicamente debes realizar una llamada, y dejar que ellos se encarguen de todo. Una leve molestia como esta, puede hacerte ahorrar mucho dinero al año.

Al año siguiente, repite la operación y busca nuevas candidatas. Seguro que aparecen nuevas ofertas de las que poder beneficiarte.

21 – Revisa la factura de teléfono

Al igual que ocurre con las entidades bancarias, o las aseguradoras, los clientes somos reacios a cambiar nuestra empresa telefónica habitual.

Telefono El propio hecho de solicitar un cambio, o portabilidad, supone una molestia añadida, por la que muchos clientes no están dispuestos a pasar. Sin embargo, la diferencia entre la factura de una compañía telefónica y la de otra compañía más barata puede hacer que al cabo de los años, el ahorro total sea notablemente considerable.

Existe mucha competencia y un feroz mercado dentro del mundo de las telecomunicaciones.

Aunque tengas una buena oferta contratada, las ofertas para los nuevos clientes de otras compañías siempre suelen ser mejores.

Tomate un tiempo para realizar llamadas a estas nuevas compañías y solicitar un presupuesto. Debes tener en cuenta muchos pequeños detalles, tales como los gastos de formalización, si existe o no existe penalización al marcharse, si los precios que te están indicando llevan incluido los impuestos, que ocurre en caso de gastar los minutos con los datos contrastados, que servicio ofrece cuando dejas al extranjero… Y otras tantas cosas que se te pueden ocurrir sobre la marcha.

Si además, coincide con que tu teléfono se está quedando obsoleto y necesitas cambiarlo. Aprovecha el cambio de compañía para solicitar uno nuevo con ventajas de financiación y un precio reducidamente económico.

A veces, las compañías que nos anuncian por televisión son las que mejores ofertas pueden tener. Suelen alquilar la línea y la cobertura a otras empresas mayores, por lo que estarás recibiendo el mismo servicio, pero pagando una cantidad menor.

22 – Invitar a los amigos

Una de las maneras más habituales en las que nos gastamos nuestros ahorros es en salir a cenar o a comer fuera. Llegado el fin de semana, siempre tenemos la necesidad de quedar con los amigos para hablar de nuestros asuntos. Lo habitual suele ser realizar cenas o almuerzos en restaurantes y establecimientos de nuestra población.

Invitar amigos a casaPodemos encontrar un ahorro sustancial si de vez en cuando, invitamos a los amigos a nuestra casa en lugar de salir. Seguramente, con el dinero que vale un único menú, podemos pagar la comida completa de cuatro amigos, si hacemos la compra del supermercado y cocinamos nosotros mismos.

Por ejemplo, una botella de vino bueno puede llegar a costar hasta 10 veces menos en un supermercado que en un restaurante.

Busca en Internet la manera de realizar las recetas, y práctica con tus amigos como buenos conejitos de Indias. Después de comer, podéis realizar diferentes actividades para entreteneros, sin necesidad de acudir al cine, a la bolera, o a otros establecimientos que siempre suponen un gasto extra económico.

Algunas actividades son: juegos de cartas, juegos de mesa, karaoke, ver alguna película en el televisor, tomar una copa en la terraza, escuchar música, ver fotos antiguas, charlar de nuestras cosas…

La siguiente semana, le tocará a otro amigo hacer de anfitrión, y veréis lo divertido que es ir a su casa, con algún regalo o algún postre,  y con la sorpresa añadida de no saber cuál será el menú.

Una vez hayáis hecho el recorrido en todas las casas de cada uno de los amigos, siempre os queda la posibilidad de salir fuera (al menos de vez en cuando). Pero, para entonces, habrá sido un ahorro bastante importante, para nosotros y para el bolsillo de nuestros amigos.

23 – Crea tus propios regalos

A lo largo del año, son muchas las ocasiones en las que se nos plantea la compra de regalos. Ya sea por un aniversario, por los cumpleaños de familiares, amigos… el día de los enamorados, San Valentín, navidad.

Tus propios regalosEl siguiente consejo para ahorrar dinero en casa sugiere que comiences a hacer tus propios regalos en lugar de comprarlos en las tiendas.

Busca en Internet como hacer tus propias postales de felicitación personalizadas. Encontrarás numerosas ideas sobre cómo crear tus propios regalos. En ocasiones, necesitarás algunas herramientas y algunos materiales que inevitablemente tendrás que comprar. Pero, si las utilizadas de manera habitual, supondrá un notable ahorro al cabo del año.

Existen numerosos cursos para hacer tus propias joyas, pulseras, cinturones, objetos de decoración, e incluso tutoriales que te explican cómo confeccionar tu propia ropa. Antiguamente, nuestras abuelas se pasaban el día con el ovillo de lana, tejiendo una bufanda para el cumpleaños de sus nietos.

Puedes probar también a ofrecer tu tiempo como regalo. Muchos padres primerizos están deseando que alguien les regale una tarde libre de niños. Puedes ofrecerte como canguro, y también a limpiar un coche, pintar una valla, arreglar un enchufe, formatear el ordenador…

Este tipo de regalos son fantásticos y no requieren el desembolso económico.

A la hora de realizar las celebraciones, también puedes sustituir la compra de los pasteles, o de los productos de repostería, por recetas caseras, mucho más baratas y mucho más gratificantes.

24 – Alquila habitaciones de tu casa

Este consejo de ahorro requiere que en tu casa dispongas de alguna habitación libre que no necesites. También, aunque es opcional, sería interesante que tu casa esté cerca de algún área popular, o de alguna zona interesante para el turismo.

Alquiler de habitacionesHoy en día existen numerosas aplicaciones para alquilar una habitación por días, que puede llegar a generar mucho dinero y puede suponer una fuente extra de ingresos.

Lo mejor de este tipo de aplicaciones como Airbnb.Com, es que los inquilinos suelen tener una reputación. Tú puedes siempre tener el control de quien dejas entrar en tu casa. Observa las opiniones de otros dueños, y tendrás la seguridad de que la persona que alquila tu habitación es una persona que no ha causado problemas en otras casas.

Con el dinero obtenido del alquiler de esta habitación, puedes pagar el seguro de casa, los gastos y facturas habituales, o destinar un porcentaje al ahorro.

Si dispones de un vehículo, que no utilizas muy a menudo, debe saber que también existen aplicaciones para alquilar tu coche por horas o por días. Resulta una magnífica estrategia para ahorrar un dinero, que luego puedes usar para pagar el propio seguro del coche, o tu gasolina mensual.

25 – Cambiar de residencia

A veces, nos empeñamos en buscar diferentes alternativas de ahorro. Nos volvemos locos intentando economizar los gastos, las facturas, reducir el gasto de electricidad… Cuando no nos damos cuenta, de que nuestra vivienda es posiblemente una de las principales vías por las que se nos escapa la mayor parte de nuestros ingresos.

Cambia tu residenciaSi la vivienda es de alquiler, seguramente puedas investigar los precios del mercado. Intenta trasladarte a otro barrio donde consigas pagar una menor cantidad. Una pequeña rebaja al mes, puede convertirse en una gran cantidad de dinero ahorrado al año.

Considera la idea de mudarte a una casa más cerca de tu puesto de trabajo. Aunque los precios de alquiler sean más caros, podrías ahorrar dinero en transporte, ya sea por transporte público, o al evitar la necesidad de disponer de un vehículo propio.

Si tu vivienda habitual es de tu propiedad, pero estas pagando una cantidad de hipoteca todos los meses, considera la opción de buscar nuevas ofertas bancarias que reduzcan tu cuota mensual. Sólo tienes que llamar a los bancos, y solicitarles que realizan el estudio por ti. Seguramente pueden asesorarte sobre cual sería el procedimiento y cuánto sería la cantidad mensual.

Y por último, si tu vivienda habitual es de propiedad, y ya está totalmente pagada, también puedes considerar la opción de ponerla en alquiler. Con la cantidad de dinero que consigas, puedes irte a vivir a otra casa más pequeña, o en un barrio más barato. La diferencia entre los dos alquileres será, justamente, la cantidad que consigas ahorrar todos los meses.

No necesitas un lugar grande para vivir. La mayoría de personas hacemos la vida diaria siempre en las mismas habitaciones. Disponer de más habitaciones de las necesarias, trasteros y otros cuartos de baño puede suponer un gasto innecesario en tus facturas de electricidad, calefacción, impuestos municipales…